lunes, 30 de junio de 2008

Apoc 7.9 La Gran Multitud

Después de estas cosas miré, y he aquí una gran compañía, la cual ninguno podía contar, de todas gentes y linajes y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y palmas en sus manos;

De este versículo se desprenden tres grandes y maravillosas verdades

No hay acepción de personas para con Dios.

  • Juan ve estos eventos después de la visión de los 144000 y ve una gran compañía que era incontable en contraste con los 144000 que si era posible contarlos, y también dice que eran de toda nacion del mundo en contraste con los 144000 que solo son de las tribus de Israel. Estas cosas nos dicen que Dios ha predestinado para salvación a los muchos que el ha elegido desde tiempos eternos y de entre todas las naciones demostrando que Dios no tiene acepción de personas.
  • Estas personas fueron escogidas para salvación no en virtud de nada propio sino en virtud de la gracia soberana de Dios Padre.

La Gloria será estar en la misma presencia de Dios y del Cordero.

  • Estar delante del trono es estar en la misma presencia de Dios Padre, es estar en lugar santísimo.
  • Esto fue lo que Jesús prometió a los doce: "NO se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay: de otra manera os lo hubiera dicho: voy, pues, á preparar lugar para vosotros. Y si me fuere, y os aparejare lugar, vendré otra vez, y os tomaré á mí mismo: para que donde yo estoy, vosotros también estéis." Juan 14.1-3. Jesús en la víspera de su ida al cielo hizo esta promesa, que llevaría a sus fieles a la casa de su Padre, y que volvería por segunda vez para llevarlos a donde el mismo estaba. ¡Qué hermosa promesa! Eso es lo que da sentido a la doctrina de la segunda venida de Jesús, el anhelo esperado de sus "llamados, elegidos y fieles" de estar donde esta su Señor. ¿Te gustaría estar alli?
  • El salmista decía que anhelaba la presencia de Dios como el ciervo gime por las corrientes del agua. ¡Ojala Dios nos de ese gozo de estar en su presencia!

Lo que nos dará la entrada y nos capacitará para estar en esa presencia será nuestras ropas y victorias.

  • Esta gran multitud no estaba de cualquier manera alla. Estaban vestidos de ropas blancas y con palmas en las manos.
  • En Apoc 19.8 se nos dice que esta ropa simboliza las justificaciones de los santos: "Y le fué dado que se vista de lino fino, limpio y brillante: porque el lino fino son las justificaciones de los santos. "
  • De modo que para entrar alli y permanecer alli necesitamos la justificacion.
  • La justificacion es una obra que Dios hace para cambiar nuestra condición y situación y hacernos justos.
  • Nuestra condición por herencia de nuestros padres es de nacer culpables, condenados y en pecado (ver Rom 5, Salmo 51, etc) y situación actual y personal es que ademas nos gozamos en dicha condición y la fortalecemos por nuestros propios actos de pecado de modo que estamos habituados a hacer el mal (Rom 3).
  • Eso nos muestra la Biblia en parábolas cuando nos dice que nacemos desnudos (Gen 3.7) y algunos que se hacen parcialmente concientes de esa desnudez entonces buscan cubrirla no con vestidos blancos sino con las hojas de higuera de sus propias obras, pero dice el profeta: "Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento. " Isaias 64.6.
  • La injusticia es pecado (Romanos 1.18; 1Juan 5.17), por lo tanto la justicia es lo opuesto al pecado. Y como pecado es trangresión de la ley (1Juan 3.4) se deduce que lo opuesto al pecado es la obediencia a la ley. De modo que "la justicia es la obediencia a la ley" y el justo es aquel que obedece la ley.
  • Pero como el obedecer a la ley es una imposibilidad para el hombre por su herencia, porque no tiene ademas libre albedrío para ello, y ademas porque no tiene el poder como lo dice Pablo: "la intención de la carne es enemistad contra Dios; porque no se sujeta á la ley de Dios, ni tampoco puede. " Romanos 8.7.
  • Se deduce que es IMPOSIBLE al hombre justificarse a sí mismo ya sea por su "fuerza de voluntad", por su decisión, por sus obras , por obrar la ley, etc.
  • Entonces, ¿como esta gran multutud fue justificada? ¿Cómo fue hecha justa? ¿Cómo fue puesta en armonía con la justicia que exige la ley?
  • He aqui la respuesta:
  • "Porque lo que era imposible á la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios enviando á su Hijo en semejanza de carne de pecado, y á causa del pecado, condenó al pecado en la carne; Para que la justicia de la ley fuese cumplida en nosotros, que no andamos conforme á la carne, mas conforme al espíritu. " Romanos 8.3-4.
  • Dios envió a su Hijo en carne de pecado, con una carne como la de su pueblo, con la misma carne y sangre de sus hijos, tomo la semilla o el adn de abraham y allí la condenó, allí condenó el pecado que se hereda. Y de esa forma vino a justificar a su pueblo, a sus escogidos, a sus predestinados a salvación, a sus "Elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo:" 1Pedro 1.2.
  • Y entonces, ¿cómo esta gran multitud alcanzó esta justificación?
  • Alguno puede pensar que si ser justificado es ser hecho justo y esto es obedecer la ley, entonces loq ue necesita para ser justificado es guardar la ley. Pero esto se opone a la palabra y a la realidad de la total y absoluta depravación del hombre y de su voluntad. Por esto y para que quedase claro entre sus oyente al apóstol dijo:
  • "Empero sabemos que todo lo que la ley dice, á los que están en la ley lo dice, para que toda boca se tape, y que todo el mundo se sujete á Dios:Porque por las obras de la ley ninguna carne se justificará delante de Él; porque por la ley es el conocimiento del pecado. " Rom 3.19-20
  • La ley habla con aquellos que estan bajo su jurisdicción, y eso es a todo el mundo porque todos hemos nadico bajo la ley entregados por nuestro padre Adán. Y de esa forma dice que NINGUNA carne se podrá justificar al obrar la ley, ya que la ley no da justicia sino que solo da un conocimiento y esto del pecado. Lo mismo dice en Gálatas 3.21:
  • "si la ley dada pudiera vivificar, la justicia fuera verdaderamente por la ley. "
  • Y entonces vuelvo a preguntar, ¿Cómo se alcanza la justificación, cómo fueron justificados esta gran multitud? De la única forma en la cual se alcanza:
  • "Mas ahora, sin la ley, la justicia de Dios se ha manifestado, testificada por la ley y por los profetas: La justicia de Dios por la fe de Jesucristo, para todos los que creen en Él: porque no hay diferencia; Por cuanto todos pecaron, y están destituídos de la gloria de Dios;Siendo justificados gratuitamente por su gracia por la redención que es en Cristo Jesús; Al cual Dios ha propuesto en propiciación por la fe en su sangre, para manifestación de su justicia, atento á haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, Con la mira de manifestar su justicia en este tiempo: para que Él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús." Rom 3.21-26.
  • La justicia de Dios en la justificación del hombre se manifiesta SIN la ley aunque es testificada por ella.
  • Y la justificación es por la fe de Jesús, es gratuita, y es por la fe en la sangre del Cordero.
  • Y esa fe nos hace justos, nos hace hijos de Dios, nos da su Espiritu Santo.
  • Y al hacernos justos, nos hace otras personas.
  • Y ¿qué es la fe?: "ES pues la fe la sustancia de las cosas que se esperan, la demostración de las cosas que no se ven. " Hebreos 11.1.
  • Sustancia = ὑπόστασις (hypostasis), compuesta de dos palabras: "upo" que significa debajo de y la otra es "histēmi" la cual significa estar en la presencia de algo o en quedarse en su lugar.
  • Demostración=ἔλεγχος (elegjos), una prueba, por la cual algo es probado.
  • De modo que ambas palabras nos dan la idea de que la fe es tener la realidad de algo que no se ha hecho realidad, o mejor de algo que no se percibe real por medio de nuestros sentidos.
  • De lo que se espera (futuro), de lo que no se ve (Presente), es decir, es tener la realidad de algo que escapa de nuestra realidad temporal o de la realidad de nuestros sentidos.
  • Es decir, la fe es concluyentemente algo que no es humano, algo que escapa de las facultades humanas.
  • No es una opinion, no es una convicción intelectual, no es un conocimiento ya todas estas cosas mencionada son cognoscibles, son propias de la facultad humana. Pero la fe no es de origen humano, aunque si es algo que puede "experimentar" el ser humano.
  • Es entonces un don de Dios.
  • Pero mas alla de evidencias gramaticales, en mateo 8 Jesús nos define la fe al decirnos quien tenía bastante de ella:
  • "Y entrando Jesús en Capernaum, vino á Él un centurión, rogándole, Y diciendo: Señor, mi mozo yace en casa paralítico, gravemente atormentado. Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré. Y respondió el centurión, y dijo: Señor, no soy digno de que entres debajo de mi techado; mas solamente di la palabra, y mi mozo sanará. Porque también yo soy hombre bajo de potestad, y tengo bajo de mí soldados: y digo á éste: Ve, y va; y al otro: Ven, y viene; y á mi siervo: Haz esto, y lo hace. Y oyendo Jesús, se maravilló, y dijo á los que le seguían: De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado fe tanta." Mateo 8-5-10.
  • ¿Dónde estaba la fe de este hombre?
  • El confiaba absoluta y plenamente en Jesús y en su palabra. Sabía que si Jesús decía la palabra, no importando cuán lejos estuviera su siervo sanaría. Y esa confianza dijo Jesús que era fe.
  • Ahora, ¿confías tu en Jesús, en su palabra y que SOLO su sangre es suficiente para cubrir todos tus pecados?
  • Si no es asi, entonces no tienes esa fe que salva, esa fe que justifica.
  • Algunos esperan y confian en su fuerza de voluntad, en su decisión, en sus obras, en su apartarse del mundo como esperanza de su justificacion.
  • Y mientras esten asi, no alcanzarán el vestido que los hará aptos para estar en la presencia de Dios y del Cordero.
  • La fe que salva es una fe que confia totalmente en Cristo y espera sumiso en su voluntad (Mateo 8.1-3), una que confía en la autoridad de Jesús para perdonar el pecado según su soberanía (Mateo 9.1-6) y que descansa en la seguridad de que Jesús tiene el poder de hacerlo (Mateo 9-27-29).
  • ¿Tienes tu esa fe?
  • ¿Estas sumiso a la voluntad de Cristo sea cual fuere?
  • ¿Confías en que el te puede perdonar el pecado aun si hacer nada para ello?
  • ¿Crees que Jesús tiene el poder para justificarte y transformarte y hacerte odiar el pecado?
Bueno, luego seguiremos estudiando un poco mas de la fe y como alcanzar esa fe.
Unanse a este grupo de discusion:

No hay comentarios:

Últimos Posteos

Se ha producido un error en este gadget.

Chat con el web master

Create a Meebo Chat Room
Se ha producido un error en este gadget.

Mi Canal de Videos