Los ataques a la Fe en el Ejemplo de la Fe de Abrahán.

1.  (1° Prueba a la Fe): ¿Literal o Simbólico?
5.1    1° Palabra: Gén. 15:1  DESPUÉS de estas cosas fué la palabra de Jehová á Abram en visión, diciendo: No temas, Abram; yo soy tu escudo, y tu galardón sobremanera grande. Gén. 15:2  Y respondió Abram: Señor Jehová ¿qué me has de dar, siendo así que ando sin hijo, y el mayordomo de mi casa es ese Damasceno Eliezer? Gén. 15:3  Dijo más Abram: Mira que no me has dado prole, y he aquí que es mi heredero uno nacido en mi casa.
5.2    Jehová habló y Abram no entendió la palabra. Por eso el Señor en su misericordia le envió otra palabra para clarificarle lo que quiso decirle y le envió una segunda palabra. Esta segunda palabra fue
más explícita o más clara que la primera.
5.3    2° Palabra:Gén. 15:4  Y luego la palabra de Jehová fué á él diciendo: No te heredará éste, sino el que saldrá de tus entrañas será el que te herede. Gén. 15:5  Y sacóle fuera, y dijo: Mira ahora á los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu simiente. Gén. 15:6  Y creyó á Jehová, y contóselo por justicia.”
5.4    Cuando creyó a esta palabra, entonces fue justificado.
5.5    Abram creyó a la Palabra de Dios aún en contra de su situación de imposibilidad natural.
5.6    Por esa fe (creer en la palabra de Dios) el fue justificado.
5.7    A. T. Jones- RH 24/6/1899:Abraham es el padre de todos los que son de la fe. Su historia instruye, pues, sobre la fe –qué es, y qué hace por aquel que la ejerce. ¿Qué, pues, diremos que halló Abraham nuestro padre según la carne? ¿Qué dice la escritura? Cuando Abram tenía ya más de ochenta años, y Sarai, su esposa, era anciana, sin haber engendrado hijo alguno, Dios "sacóle fuera, y dijo: Mira ahora a los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu simiente". "Y [Abraham] creyó a Jehová, y contóselo por justicia" (Gén. 15:5 y 6). Aceptó la palabra de Dios, y esperó que ésta cumpliría lo dicho. E hizo muy bien en eso.”
5.8    Después de esto vino la primera prueba a la fe:
5.9    Gén. 16:1  Y SARAI, mujer de Abram no le paría: y ella tenía una sierva egipcia, que se llamaba Agar. Gén. 16:2  Dijo, pues, Sarai á Abram: Ya ves que Jehová me ha hecho estéril: ruégote que entres á mi sierva; quizá tendré hijos de ella. Y atendió Abram al dicho de Sarai.
5.10  Sará al ver qué pasaba el tiempo y nada que se cumplía la palabra de Dios entonces empezó a pensar que Dios habló de una forma simbólica o figurada y que debía tener hijos de la sierva.
5.11  PP 141: “ABRAHÁN había aceptado sin hacer pregunta alguna la promesa de un hijo, pero no esperó a que Dios cumpliese su palabra en su oportunidad y a su manera.  Fue permitida una tardanza, para probar su fe en el poder de Dios, pero fracasó en la prueba.  Pensando que era imposible que se le diera un hijo en su vejez, Sara sugirió como plan mediante el cual se cumpliría el propósito divino, que una de sus siervas fuese tomada por Abrahán como esposa secundaria.  La poligamia se había difundido tanto que había dejado de considerarse pecado; violaba, sin embargo, la ley de Dios y destruía la santidad y la paz de las relaciones familiares.”
5.12  Por lo que pasó a continuación vemos que no era el plan de Dios, ya que esto era impaciencia y falta de fe a la sola palabra.
5.13  Gén. 16:3  Y Sarai, mujer de Abram, tomó á Agar su sierva egipcia, al cabo de diez años que había habitado Abram en la tierra de Canaán, y dióla á Abram su marido por mujer. Gén. 16:4  Y él cohabitó con Agar, la cual concibió: y cuando vió que había concebido, miraba con desprecio á su señora. Gén. 16:5  Entonces Sarai dijo á Abram: Mi afrenta sea sobre ti: yo puse mi sierva en tu seno, y viéndose embarazada, me mira con desprecio; juzgue Jehová entre mí y ti.  Gén. 16:6  Y respondió Abram á Sarai: He ahí tu sierva en tu mano, haz con ella lo que bien te pareciere. Y como Sarai la afligiese, huyóse de su presencia. Gén. 16:7  Y hallóla el ángel de Jehová junto á una fuente de agua en el desierto, junto á la fuente que está en el camino del Sur. Gén. 16:8  Y le dijo: Agar, sierva de Sarai, ¿de dónde vienes tú, y á dónde vas? Y ella respondió: Huyo de delante de Sarai, mi señora. Gén. 16:9  Y díjole el ángel de Jehová: Vuélvete á tu señora, y ponte sumisa bajo de su mano. Gén. 16:10  Díjole también el ángel de Jehová: Multiplicaré tanto tu linaje, que no será contado á causa de la muchedumbre.
5.14 
PP 141: “Aunque él se había casado con Agar a instancias de Sara, ahora ella le hacía cargos como si fuera el culpable.  Sara deseaba desterrar a su rival; pero Abrahán se negó a permitirlo; pues Agar iba a ser madre de su hijo, que él esperaba tiernamente sería el hijo de la promesa.”
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

(Principio CS 656-657):Las verdades que se encuentran explicadas con la mayor claridad en la Biblia han sido envueltas en dudas y obscuridad por hombres doctos, que con ínfulas de gran sabiduría enseñan que las Escrituras tienen un sentido místico, secreto y espiritual que no se echa de ver en el lenguaje empleado en ellas. Esos 657 hombres son falsos maestros. Fue a personas semejantes a quienes Jesús declaró: "No conocéis las Escrituras, ni el poder de Dios." (S. Marcos 12: 24, V.M.) El lenguaje de la Biblia debe explicarse de acuerdo con su significado manifiesto, a no ser que se trate de un símbolo o figura. Cristo prometió: "Si alguno quisiere hacer su voluntad [del Padre], conocerá de mi enseñanza, si es de Dios." (S. Juan 7: 17, V.M.) Si los hombres quisieran tan sólo aceptar lo que la Biblia dice, y si no hubiera falsos maestros para alucinar y confundir las inteligencias, se realizaría una obra que alegraría a los ángeles y que traería al rebaño de Cristo a miles y miles de almas actualmente sumidas en el error.”


Comentarios