Lección 1: El Edén perdido



1. ¿Cuál es el origen de todo lo que vemos?

·          Salmo 33.9 Porque él dijo, y fué; él mandó y estuvo.
·          Gen 1.3 Y dijo Dios: Sea la luz: y fué la luz.

2. ¿Cómo quedó la Tierra recién fue creada?

·          Gen 1.31 Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera: y fué la tarde y la mañana el día sexto.

3. Entonces, ¿Cuál es la causa de todo mal en el mundo?

·      Isa 24:4-6  La tierra languidece y se marchita; el mundo se marchita y desfallece; desfallecen los notables de la tierra. La tierra yace profanada, pisoteada por sus habitantes, porque han desobedecido las leyes, han violado los estatutos, han quebrantado el pacto eterno. Por eso una maldición consume a la tierra, y los culpables son sus habitantes. Por eso el fuego los consume, y sólo quedan unos cuantos.
·      LA CAUSA DE TODO ES EL PECADO.

4. ¿En qué consistió ese primer pecado?


·      Gen 3:1 EMPERO la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo á la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? Gen 3:2 Y la mujer respondió á la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto comemos; Gen 3:3 Mas del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, porque no muráis. Gen 3:4 Entonces la serpiente dijo á la mujer: No moriréis; Gen 3:5 Mas sabe Dios que el día que comiereis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como dioses sabiendo el bien y el mal. Gen 3:6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable á los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dió también á su marido, el cual comió así como ella.
·      El primer pecado consistió en la desobediencia.

5. ¿Cuáles fueron las consecuencias inmediatas del pecado?

·        Gen 3:7 Y fueron abiertos los ojos de entrambos, y conocieron que estaban desnudos: entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales.
·        Gen 3:8 Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto al aire del día: y escondióse el hombre y su mujer de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto.
·        Gen 3:9 Y llamó Jehová Dios al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú?
·        Gen 3:10 Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y escondíme.
·        Gen 3:11 Y díjole: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses?
·        Gen 3:12 Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dió del árbol, y yo comí.
·        Gen 3:13 Entonces Jehová Dios dijo á la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí.
·      El pecado causó la primera discusión matrimonial (Gén. 3.12).
·      El pecado causó el miedo y el dolor por 1era vez (Gén. 3.10).
·      Por causa del pecado vino el primer “desastre natural” (Gén. 3.17-18).

6. ¿Qué dijo Dios que sucedería si desobedecían?

·        Gen 2:16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto comerás;
·        Gen 2:17 Mas del árbol de ciencia del bien y del mal no comerás de él; porque el día que de él comieres, morirás.

7. ¿Qué vino a toda la humanidad por el pecado de uno solo?
·      Rom 5:12  Por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo,  y por medio del pecado entró la muerte;  fue así como la muerte pasó a toda la humanidad,  porque todos pecaron.



8. ¿Y cuáles fueron los castigados ejecutados por amor al pecador?
·        Gen 3:14 Y Jehová Dios dijo á la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida:
·        Gen 3:15 Y enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.
·        Gen 3:16 A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera tus dolores y tus preñeces; con dolor parirás los hijos; y á tu marido será tu deseo, y él se enseñoreará de ti.
·        Gen 3:17 Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste á la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo, No comerás de él; maldita será la tierra por amor de ti; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida;
·        Gen 3:18 Espinos y cardos te producirá, y comerás hierba del campo;
·        Gen 3:19 En el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas á la tierra; porque de ella fuiste tomado: pues polvo eres, y al polvo serás tornado.
·        Gen 3:20 Y llamó el hombre el nombre de su mujer, Eva; por cuanto ella era madre de todos lo vivientes.
·        Gen 3:21 Y Jehová Dios hizo al hombre y á su mujer túnicas de pieles, y vistiólos.
·        Gen 3:22 Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de Nos sabiendo el bien y el mal: ahora, pues, porque no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre:
·        Gen 3:23 Y sacólo Jehová del huerto de Edén, para que labrase la tierra de que fué tomado.
·        Gen 3:24 Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía á todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.

9. ¿Por qué sin embargo no murieron ese mismo día?
·        Gen 3:21 Y Jehová Dios hizo al hombre y á su mujer túnicas de pieles, y vistiólos.
·        Porque murieron los corderos inocentes en lugar del pecador.

·        10. ¿Qué prometió Dios hacer para que la servidumbre al pecado no fuera total?
·        Gen 3:15 Y enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.
·        Dios declara, "pondré enemistad".  Esa enemistad es puesta sobrenaturalmente y no se mantiene naturalmente.  Cuando pecó el hombre, su naturaleza se convirtió en mal, y estaba en armonía... con Satanás... Pero cuando Satanás oyó que la simiente de la mujer heriría la cabeza de la serpiente, supo que aunque había tenido éxito en depravar la naturaleza humana y asimilarla a su propia naturaleza, sin embargo, por algún proceso misterioso, Dios restauraría al hombre a su poder perdido y lo capacitaría para resistir y vencer a su vencedor.  La gracia que Cristo implanta en el alma es la que crea la enemistad contra Satanás.  Sin esa gracia, el hombre continuaría como cautivo de Satanás, como siervo siempre dispuesto a sus órdenes.  El nuevo principio en el alma crea conflicto donde hasta allí había habido paz.  El poder que imparte Cristo capacita al hombre para resistir al tirano y usurpador.  Siempre que se vea a un hombre que aborrece el pecado en vez de amarlo, cuando resiste y vence esas pasiones que lo habían regido interiormente, allí se ve la operación de un principio enteramente de lo alto.  El Espíritu Santo debe ser constantemente impartido al hombre, o no tendrá voluntad para contender contra los poderes de las tinieblas

Comentarios